Alma

 

"Que haya luz, y más luz…" En este tiempo de actitudes oscuras, cuando la melancolía y la angustia mental plagan muchas vidas, puede que esté listo para vivenciar algo que es gratis. Algo que está siempre ahí. Algunos le llaman ‘alma', pasión o razón de ser: un poderoso sentido de ser, extraído de un manantial dentro de su mente y cuerpo que hace que cada nuevo día empiece con alegría.

A esta reserva de energía positiva se la puede llamar alma. Es pequeñísima e invisible al ojo humano. El alma brilla con poder espiritual. El alma es naturalmente dulce y amorosa. El alma es pacífica. El alma mantiene los recuerdos. El alma es única.

Personalidad

La personalidad no es física. El verdadero usted es espíritu. Su cuerpo no es usted. Un receptor de trasplante de corazón que recibe un órgano donado no asume la personalidad del donante. El amputado sigue siendo la misma persona que ha sido siempre, luego de que su miembro ya no esté. El recuerdo del alma se encuentra en el ‘tilak' indio o en el ‘tercer ojo' budista, localizado en el centro de la frente. Aunque es invisible al ojo, un momento de meditación puede reabrir una conciencia de esta energía interna. Esta energía, el alma, nos hace continuar desde hace siglos.

De vez en cuando, se comenta que un bebé recién nacido parece un alma vieja. Reflexionando sobre este comentario, quizá muchos de nosotros hemos estado en este planeta, viviendo como seres humanos, por largo tiempo, y sabemos cómo funciona el planeta y qué lo amenaza. Tales personas se preocupan. Profundamente. Puesto que cada alma tiene su propia historia e identidad, el estudio del alma es un estudio personal.

Cuidar de nosotros mismos

Cuidar de nosotros mismos incluye dedicar tiempo cada día para recargar nuestras reservas de energía con meditación. La meditación nos vincula a una Fuente de poder más allá de nosotros. Científicos conocidos y presentadores pueden ridiculizar este tema, pero muchas personas se energizan cada día con oración, reflexión y afirmaciones para empoderar un cambio positivo y de esperanza. De manera que la elección es nuestra: practicar o no.

Para iniciar este proceso piense: ‘yo soy luz, una chispa de luz'.

 


Repercusión en la vida 

Reflexionar sobre su propia identidad eterna y su identidad original, conocerse a sí mismo y permanecer en tales pensamientos, se dice que es pensar sobre sí mismo como un ser espiritual. A esto se le llama conciencia de alma.

De Historia de la Inmortalidad por Mohini Panjabi, Publicaciones BKIS, 2008