Buenos hábitos al comer

1. Tu espacio sagrado: Aprovecha el momento de la ingesta de alimentos y tórnalo un espacio de silencio, conexión contigo mismo y con Dios, siente que estas alimentando al cuerpo como alma que eres, también puedes sentir que todos esos alimentos vienen de Dios y El, está nutriendo al cuerpo y al alma.

2.Variedad y equilibrio. La alimentación en todo momento debe ser lo más variada y equilibrada posible para que el organismo reciba todos los nutrientes necesarios. Incluso la dieta vegetariana puede producir desequilibrios en el cuerpo cuando se abusa de ciertos alimentos en exceso. Una buen equilibrio de ensaladas crudas en los almuerzos y frutas durante el día pueden ser muy importante para lograr esta variedad.

3.Comer con proporción. Es bueno comer la cantidad apropiada de acuerdo a la masa corporal. Comer en exceso agranda el estomago, lo cual genera la necesidad de comer más y además crea toxinas adicionales en el tracto digestivo difíciles de eliminar.

4.Consumir alimentos frescos. Comprar y comer productos de la temporada resulta más económico y nutritivo ya que es cuando los alimentos están en su punto y contienen todos sus nutrientes.

5.Horario regular. En lo posible realizar las comidas cada día a la misma hora. Un horario regular para las comidas permitirá controlar mejor lo que come. Comer sentados y tranquilamente, sin precipitaciones ni de pie.

6.Lo más importante: comer. A la hora de comer, come. Eso significa no distraerse con otras actividades como lecturas inoportunas, ver televisión, o entrar en conversaciones excesivas. Cuando concentramos la atención en lo que comemos, el cuerpo y la mente se nutren. Si permanecemos distraídos comeremos rápido y en más cantidad de lo necesario. La comida digerida en un estado consciente actúa como una medicina. Se elimina la pereza. Se es más activo y se está más alerta.

7.Comer lentamente. Comer a una velocidad moderada y no tragar apresuradamente, saborear la comida. Masticar los alimentos entre 20 y 30 veces por bocado, permite salivarlos bien y facilitar que las enzimas digestivas hagan su labor adecuadamente. Hacer pausas entre boca­dos colocando el tenedor/cuchara sobre el plato después de cada bocado. Las digestiones se realizarán con mayor facilidad, el estomago no se fatigará y en breve estaremos capacitados para seguir nuestro ritmo diario. Comer con prisas puede causar indigestión y pesadez. Si comes rápido comerás más de lo que necesitas.

8.Beber poco o nada en las comidas. Beber agua durante las comidas es lo más saludable, pero no debe estar muy fría ya que esto debilita la capacidad de digestión, ni debe ser bebida en gran cantidad porqué esto diluirá los jugos digestivos impidiendo una buena digestión y pudiendo dañar el intestino. Si se mastica bien no será necesario beber, pero en el caso de hacerlo se recomienda beber pequeños sorbos de agua.

9.Después de las comidas. Es recomendable tomarse siempre un par de minutos para relajarse, antes de comenzar de nuevo con nuestras actividades.