El Ser Humano por naturaleza es no violento

La esencia del alma humana es la paz, la tranquilidad y la calma.

El simple hecho de comer para mantener nuestra propia vida no justifica el privar a otros seres vivos de la suya. En otras palabras, ¿cuántas personas seguirían comiendo carne si tuvieran que matar y destripar a la vaca, o al cerdo o al pollo?

La dieta no es una cuestión de religión, es cuestión de ética y de salud.

Cualquier persona con cierta dignidad espiritual se sentirá con la responsabilidad de ser no-violenta y proteger a los animales. La energía espiritual se acumula practicando la no-violencia.

Alguien puede pensar: "como yo no mato a los animales, simplemente me los como, yo no cometo ninguna violencia", pero sabemos que pagar a alguien para que mate es más criminal que matar uno mismo.

En este mundo existe tanta ansiedad, tensión, irritabilidad, injusticia y en gran medida puede atribuirse a la dieta, porque en la alimentación se injieren todas estas vibraciones de violencia y negatividad. En realidad, se trata de no comer comida que se obtenga por medio de violencia o del acto de matar.

Cualquier persona que no quiera añadir a su vida tensión ni ansiedad, que tenga una mentalidad espiritual optará por una alimentación más consciente y vegetariana.

Ser vegetariano significa no comer nada de carne ni pescado. Si alguien dice: "yo sólo como un poquito de carne una vez a la semana"...eso no es vegetarianismo. No se puede decir, yo cometo violencia sólo una vez al mes o a la semana y pretender ser no-violento.